Por el período 2017–2023 tiene vigencia esta certificación que recibió el programa, que acaba de cumplir 10 años y que ya cuenta con 90 egresados.    

En su primer proceso de evaluación, el Magíster en Comprensión Lectora y Producción de Textos, que imparte la Facultad de Educación de la Universidad Andrés Bello (UNAB), recibió la acreditación por seis años, que corresponde al período 2017 – 2023. Así lo informó la Agencia Aespigar, la cual otorgó la certificación al programa para las dos sedes donde se imparte: Santiago, Campus Bellavista, y Viña del Mar.

“Esta acreditación es una luz para los profesionales que aspiran a mejorar su actividad. Hoy existen muchos cursos de postgrado en todas las áreas de conocimiento, pero no todas las ofertas son de igual calidad. La acreditación es un sello distintivo que las nuevas generaciones de profesionales y licenciados deben examinar a la hora de elegir postgrados y cursos de formación. El valor de la acreditación se supera cuando quien acredita es un organismo independiente que valora principalmente la calidad de la formación y la seriedad de la institución que la imparte”, expresó Aníbal Puente, director del magíster.

María Isabel Marín y Verónica Garcés, coordinadoras del programa en la Sede Viña del Mar y Santiago, respectivamente, subrayan que este magíster es único en el país en abordar la comprensión lectora y la producción de textos. En ese sentido, agregan, claramente aporta  a mejorar la calidad de  estos procesos que resultan fundamentales para el aprendizaje de cualquier disciplina.

“Nuestros egresados, que son profesores pertenecientes a los diferentes niveles educativos: pre-escolar, básica, media y universitaria, están transformando la manera de  enseñar y aprender a comprender y a producir textos. Son profesores que están liderando proyectos de lectura y escritura en los centros donde trabajan y están posicionando estos aprendizajes como una prioridad en la educación de nuestro país”, expresó María Isabel Marín.

 

Fortalezas deprograma

El Magíster en Comprensión Lectora y Producción de Textos UNAB tiene actualmente 50 estudiantes en ambas sedes y 90 graduados, desde su creación, en 2007.

A juicio de Aníbal Puente el programa tiene tres grandes fortalezas:

  • “La primera y principal fortaleza está en el origen de plantear un Magíster tan específico y único en el área de las Ciencias de la Educación. En el ámbito de habla hispana y anglosajona no existe un programa de similares características.
  • Una segunda fortaleza, muy distinguida por los evaluadores, es el cuerpo de docentes e investigadores participantes, cuya continuidad y estabilidad han garantizado los logros que hoy se reconocen.
  • Y una tercera, es que responde a una necesidad imperativa en Chile como es la mejora de las habilidades de Comprensión Lectora en las escuelas y centros de alfabetización como una herramienta de cambio sociocultural”.

Las coordinadoras del programa en sedes coinciden en que este magíster responde a una necesidad país. “Hay una problemática en la enseñanza y el aprendizaje de la lectura y escritura a la cual este programa responde”, plantean.

Destacan que el plan de estudio combina una actualización teórica disciplinaria con la reflexión didáctica y evaluativa de los procesos de lectura y escritura, que apuntan a la especialización profesional requerida en el sistema escolar, así como también con trabajo práctico y de taller.

También subrayan que el programa entrega herramientas para realizar intervenciones de mejora en un problema declarado y reconocido por el sistema escolar.

Una visión de Facultad

Para la decana Facultad de Educación UNAB, María Gabriela Huidobro, esta acreditación por seis años “representa un significativo logro para nuestra Facultad, y un mensaje que confirma la calidad del trabajo que hemos venido realizando como equipo, a nivel de pregrado y de postgrado. Detrás de este reconocimiento, hay gran esfuerzo y compromiso con el mejoramiento continuo, y por fortalecer un sello vinculado a un concepto de la Educación asociada a los procesos de aula y por el rol que los profesores ejercen en ese contexto”.

Ignacio Muñoz, director de Postgrados de la Facultad, al respecto destacó: “las políticas de acreditación fueron diseñadas para garantizar que los programas académicos apunten a la meta de la calidad. Identifican los estándares e indicadores que deben cumplir los postgrados en un plano ideal y evaluar si está cercano a ellos. Cuando a un programa de postgrado como éste se le otorga seis años se le está reconociendo una condición de máxima excelencia. Es un honor que se concede muy de tarde en tarde a las universidades.

 

Pin It on Pinterest