Diplomado en Medicina Estética: Formación Integral para Promover la Salud y el Bienestar

Diplomado en Medicina Estética: formación integral para promover la salud y el bienestar

Este programa está dirigido a médicos cirujanos y cirujanos dentistas, y está enfocado en promover la salud, el bienestar y la estética de las personas. Conoce más del Diplomado en Medicina Estética y Salud I a través del testimonio de una de sus graduadas.

“Me motivó una formación sólida a nivel universitario. Estaba buscando diplomados en medicina estética y encontré el de la UNAB, lugar donde yo hice el pregrado”, recuerda Lorena Cepeda, quien es médico familiar, diabetóloga, ex estudiante del Diplomado en Medicina Estética y Salud I de la Universidad Andrés Bello.

¿Cómo calificas tu experiencia en el programa?

Muy buena. Docentes de primer nivel, con mucha formación práctica, lo cual era lo que yo quería, por lo que me dejó totalmente satisfecha el Diplomado en Medicina Estética.

Lorena tiene su propio centro médico en Copiapó, región de Atacama, donde también reside. La distancia no fue un impedimento para ingresar al programa, el que es en formato semipresencial.

“Viajaba todos los meses desde Copiapó a Santiago para asistir a las clases, principalmente las que eran de carácter presencial”, reconoce Cepeda.

¿Cómo lo hiciste para conciliar tu vida laboral y familiar?

Como yo soy mi misma empleadora, en ese aspecto no tuve problemas. Mi madre me apoyó con mi hija en los viajes, ya que viajábamos las tres juntas, lo que me permitió hacer y rendir en el diplomado, especialmente en las clases prácticas.

Diplomado que amplía y renueva tus capacidades profesionales

“Los docentes eran de primer nivel”, asegura Cepeda sobre las y los profesores que le hicieron clases en el Diplomado en Medicina Estética y Salud I.

¿Cuáles son los aspectos que más destacarías del contenido académico del Diplomado en Medicina Estética?

Todo lo básico que está dentro de la medicina estética está incluido y de manera muy ordenada, por lo que no tendría nada que agregarle o cambiarle.

“Yo no tenía formación en medicina estética, este diplomado fue mi primer acercamiento, por lo tanto, todo lo que yo adquirí en el programa es lo que yo estoy haciendo ahora”, agrega Lorena Cepeda.

¿Cómo ha contribuido a tu desarrollo profesional?

Cien por ciento. Hoy estoy dedicando la mitad de mi tiempo a la parte estética y la otra mitad a la parte de diabetología y patologías crónicas.

En la práctica, ¿cómo has aplicado lo que aprendiste?

Yo ahora me estoy dedicando a la parte medicina estética, por lo tanto, trabajo mucho con bioestimuladores, toxinas botulínicas, mesoterapia, y con todas las técnicas de rejuvenecimiento, en general, con toda la gama de prestaciones estéticas.

Instalaciones de primer nivel para las clases prácticas 

“Todo el equipamiento lo aprendí a manejar allá”, comenta Cepeda respecto a la parte práctica del Diplomado en Medicina Estética.

¿Cómo fue el uso de estas instalaciones y cuál fue el aporte en tu formación?

Estaba cien por ciento equipada para todo lo que nosotros hacemos, además es muy espaciosa, lo que nos sirvió mucho para realizar todas las técnicas. En cuanto a la práctica, en ese centro odontológico, estaba muy bien aplicada. Todos teníamos un cubículo para poder trabajar. Además, respecto a los insumos, teníamos todo lo básico disponible para realizar los tratamientos estéticos.

¿Consideras que fue una experiencia desafiante?

Sí, todo lo que aprendí fue muy bueno. Yo ahora me dedico mucho al tema de peeling, por lo que haber tenido ese taller fue muy enriquecedor en la parte estética, sobre todo para mí que soy médico.

“Lo que más realizo hoy día es la armonización orofacial, haciendo todas las técnicas que permiten a un arreglo de la cara multifactorial, desde pómulos, frente, es decir, todo lo que es llevar una cara a su mejor versión”, agrega Lorena Cepeda.

La demanda por la estética, una realidad en aumento

“Ha aumentado mucho la expectativa de vida y la gente se quiere ver y sentir bien. Por ejemplo, una persona de 60 años ya no es un paciente mayor, de la tercera edad, sino que es alguien totalmente activo, dinámico y, por lo tanto, quiere sentir su parte externa a la par con su parte física”, afirma Cepeda sobre el aumento de la demanda por procedimientos estéticos en la población.

¿Cuál fue la contribución de docentes internacionales al programa?

Fueron muy bueno. Dentro de los que me acuerdo más, está la doctora López Mecle de Argentina, y el doctor brasileño Hermes Pretel, aprendí de ellos muchas técnicas estéticas en la parte práctica, por lo tanto, todo fue de excelente nivel.

Diplomado en Medicina Estética con valor agregado

Diplomado en Medicina Estética: formación integral para promover la salud y el bienestar

¿Cuál es la huella que dejó en ti este diplomado?

Una experiencia muy enriquecedora para mí y me ha permitido poder desarrollarme en el área que a mí me gusta, es un cambio que necesitaba. Espero dedicar más tiempo a la medicina estética, quizás en un 90%, y el otro 10% dedicarlo a mis pacientes con patologías crónicas.

¿Cuál es el valor agregado que le entrega la UNAB?

Es el apoyo universitario. La Andrés Bello es la universidad donde yo me formé, de un excelente nivel, y que existe un diplomado de estas características, le da una potencia muy grande al programa académico.

¿Qué le dirías a las y los futuros participantes del Diplomado en Medicina Estética?

Que aprovechen a los docentes, su calidad práctica y que le saquen el jugo a cada uno los contenidos que tiene el diplomado, ya que gran parte del aprendizaje depende de uno y no tanto lo que puedan entregar, de las ganas que uno tenga de mejorar en el área.

×