Crecimiento personal y profesional con la Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial

Crecimiento personal y profesional con la Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial

Este postgrado apunta al desarrollo de competencias para la prevención, diagnóstico, tratamiento y seguimiento de patologías, desde una perspectiva biopsicosocial y centrada en el paciente. Revisa el testimonio de un ex alumno de la Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial.

“Me gustaría seguir desempeñándome en labores académicas, en investigación, y la UNAB es bien abiertas en ese aspecto. También me gustaría desarrollarme en un ámbito público”. Así se proyecta Javier Salinas Aguilar, cirujano dentista de profesión, quien además se desempeña como académico en la sede Viña del Mar de la Universidad Andrés Bello.

En diciembre de 2022 terminó su Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial.

¿Cuál fue tu motivación para ingresar a esta especialización?

Surgió desde mis ganas de formarme y perfeccionarme en un área que considero que es poco desarrollada en pregrado, y poder contribuir con pacientes que tienen un alto compromiso en su calidad de vida y que muchas veces no logran encontrar una ayuda profesional y eficiencia durante muchos años.

Un programa que aporta a la salud pública

¿Cuál es la realidad actual de los trastornos temporomandibulares en la sociedad chilena?

Considero que es una especialidad que cada día va en aumento en cuanto a su demanda, posiblemente por muchos factores: estilos de vida, condiciones no controladas, el aumento de las intervenciones odontológicas, entre otros. Esto ha generado que las condiciones o patologías que vemos en esta especialidad, cada vez se ven más en aumento.

¿La atención pública es capaz de abordar la demanda de pacientes?

Desde mi punto de vista, de ninguna manera. Los pacientes con estas condiciones en el sistema público, hoy en día ven un abandono por mucho tiempo. La gran mayoría tienen que buscar ayuda en el ámbito privado.

Especialización que forma profesionales preocupados por el paciente

La Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial tiene una duración de cuatro semestres (2 años) y se imparte de manera presencial. “Mi experiencia fue muy gratificante en todos los aspectos; tener una formación integral en el amplio sentido de la palabra, es decir, este programa fue capaz de formarnos en un alto nivel académico y, a su vez, generar un desarrollo personal fundamental”, reconoce Javier Salinas.

¿En qué sentido podrías decir que te ayudó en tu formación personal?

El tratar gente con dolor y con una calidad de vida comprometida, requiere de un desarrollo profesional más allá de los conocimientos técnicos, por lo cual, es uno de los elementos que destaco en nuestra formación.

Instalaciones y cuerpo docente de excelencia

“Las expectativas que yo tenía en este programa fueron cumplidas cabalmente. Creo que tanto el programa como el cuerpo docente se ha ido formando y robusteciendo con cada generación, y hoy considero que es un programa bien fuerte, potente, en prácticamente todos sus aspectos”, afirma Salinas.

¿Cuál es tu opinión respecto al cuerpo docente y las instalaciones para las clases prácticas?

Primero, decir que el cuerpo docente es de excelencia. La Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial ha generado un equipo de trabajo donde han podido promover, fomentar, impulsar una enseñanza de calidad, considerando diferentes puntos de vista y estando a la vanguardia del desarrollo de la medicina y de la educación. Segundo, las instalaciones de la universidad son las apropiadas para la formación integral. También destacaría que la UNAB siempre está abierta a recibir las sugerencias de sus alumnos. Además, el programa se ha preocupado de desarrollar un alto nivel de calidad en las instalaciones de las pasantías que desarrollamos.

¿De qué trataban esas pasantías?

Permiten salir de la academia, es decir, son pasantías en equipos de dolor, instalaciones hospitalarias, clínicas. Es muy necesario acudir a otros centros de salud para poner en práctica la teoría.

Postgrado que aporta a la formación de más profesionales

“Considero que fue un agrado haber podido realizar el programa en esta universidad, por la calidad de sus docentes, el compromiso por nuestro desarrollo personal y académico”, asegura Javier Salinas.

Crecimiento personal y profesional con la Especialización en Trastornos Temporomandibulares y Dolor Orofacial

¿Qué mensaje le enviarías a las y los futuros estudiantes de este programa?

Creo que es una especialidad todavía un tanto desconocida, que conlleva una gratificación personal gigante y que desde nuestra posición podemos contribuir a la salud de la población y a un grupo de pacientes que tiene una vida altamente comprometida. Y, en ese sentido, la UNAB nos entrega todas las herramientas para poder desarrollarnos tanto académica como personalmente.

×