Gabriel Narvaja, director del Diplomado en Neuro Liderazgo y Equipos para Alto Desempeño UNAB, asegura que el escenario actual obliga, hoy más que nunca, a actualizarse dado “los nuevos descubrimientos que están transformando la manera de percibir, entender, comprender y movilizar a las personas, equipos y a las organizaciones”.

“El futuro del trabajo y el trabajo del futuro es muy distinto a lo que hemos conocido hasta ahora y los perfiles laborales que podrán acompañar y liderar estos cambios tendrán características que van más allá de un concepto generacional”, adelanta Gabriel Narvaja, director del Diplomado en Neuro Liderazgo y Equipos para Alto Desempeño de la Universidad Andrés Bello (UNAB).

Este programa descansa en la premisa básica de que el liderazgo positivo-prospectivo y la activación de los factores claves en los equipos y las personas generan una cultura que posibilita y facilita las condiciones para que emerja el alto desempeño y, por lo tanto, los resultados extraordinarios esperados.

“Los cambios disruptivos de paradigma y el avance exponencial que se está generando a nivel mundial, generan, hoy más que nunca, la necesidad de actualizarse, conocer y comprender los avances científicos y los nuevos descubrimientos que están transformando la manera de percibir, entender, comprender y movilizar a las personas, equipos y a las organizaciones”, explica Narvaja, quien cuenta con 20 años de experiencia ejecutiva y de liderazgo en multinacionales líderes de mercado y es especialista en liderazgo positivo-prospectivo y en el desarrollo de equipos de alto desempeño.

Bajo ese contexto, el Diplomado en Neuro Liderazgo y Equipos para Alto Desempeño –que inicia clases en junio próximo– se sustenta y fundamenta en los últimos avances científicos conocidos en neurociencias y psicología positiva científica aplicado al liderazgo y al management, y los cuales diversas organizaciones a nivel mundial están incorporando como fundamento de sus culturas corporativas

El programa tiene por objetivo entregar los conocimientos, competencias, habilidades y herramientas para que los estudiantes puedan desarrollarse como neurolíderes, y está dirigido a profesionales de todas las áreas y sectores laborales, quienes busquen liderar desde el conocimiento científico y la evidencia empírica. “Entrega las herramientas que le permitirá a los líderes gestionar los factores claves que permiten movilizar a las personas desde el conocimiento del funcionamiento cerebral y su impacto en el sistema cognitivo, emocional, conductual y social”, detalla el experto.

El escenario actual

Gabriel Narvaja detalla que los profesionales y las organizaciones enfrentan un escenario actual complejo, denominado VUCA (por sus siglas en inglés: Volatile, Uncertain, Complex and Ambiguous). Según las proyecciones del Banco Mundial y el Departamento de Trabajo de Estados Unidos, explica, “hoy nos estamos preparando para trabajos que aún no existen, para usar tecnologías que aún no se han inventado y para resolver problemas que aún no sabemos que son problemas”.

  • Considerando el escenario actual y sus desafíos, ¿cuál es la relevancia que cobra la neurociencia?

Todo lo que hacemos, pensamos y sentimos tiene que ver con procesos cerebrales que responden a funciones específicas como, por ejemplo, sensitivas, motoras, e integradoras. Las neurociencias y la psicología positiva científica han hecho notables avances en el entendimiento de nuestro comportamiento y funcionamiento óptimo. Las ramas de las neurociencias nos iluminan día a día en un mayor entendimiento del cerebro y nuestras capacidades. Hoy sabemos, por ejemplo, gracias a la neuroplasticidad, que el cerebro se modifica producto de nuestras experiencias y comportamientos.

  • ¿Qué es el neuroliderazgo y cuáles son sus ventajas?

A diferencia del Líder, el Neurolíder tiene sus fundamentos en la investigación científica y la evidencia empírica que existe respecto a qué hace que las personas y equipos den lo mejor de sí, se movilicen, se apasionen, se emocionen y logren resultados extraordinarios en todo lo que emprenden. La neurociencia nos permite derribar mitos, creencias, leyendas, opiniones de expertos, entre otros, que están fuertemente instalados en el management y que no permiten gestionar con asertividad.

  • ¿De qué hablamos cuando hablamos de alto desempeño?

Primero sería bueno definir que es excelencia y un equipo de excelencia. La excelencia es la calidad o bondad superior que hace a algo digno de singular aprecio y estimación, y un equipo de excelencia es aquel capaz de alcanzar sus objetivos con altos niveles de calidad y de eficiencia como resultado de que sus miembros son hábiles y diestros para apalancarse en sus diferencias, lo que les permite que juntos sean más potentes que cada uno de ellos por separado.

El alto desempeño, en tanto, se genera cuando las personas y equipos se desempeñan y comportan orientados a lograr sus metas bajo los más altos estándares y niveles de excelencia. Son los resultados superiores que se logran en la búsqueda de metas y objetivos desafiantes.

  • ¿De qué forma el Diplomado en Neuro Liderazgo y Equipos para Alto Desempeño puede ayudar a hacer frente a estos desafíos?

Contribuyendo al cambio de paradigma en el Liderazgo y en el Management. Por un lado, desde el Neuroliderazgo: Desarrollando las capacidades, competencias, habilidades y herramientas que permiten enfrentar este escenario VUCA y que facilita distinguir los factores más relevantes y de mayor impacto para el logro de efectividad, productividad, sostenibilidad y sustentabilidad. Así como desarrollando las capacidades que permiten construir las condiciones para que emerjan culturas de excelencia y orienten la gestión hacia el desarrollo de organizaciones evolutivas de múltiple impacto, con mayor bienestar, felicidad y florecimiento organizacional.

Y por otro lado, desde el Neuromanagement: Entregando a los líderes una mirada vanguardista que habilita y facilita la gestión de los aspectos claves para liderar las empresas, organizaciones y equipos para el alto desempeño y el logro de resultados extraordinarios.

Escrito por Patricia Zvaighaft