Liderazgo y gestión en un proyecto educativo institucional

17 de agosto, 2020

Un proyecto educativo institucional permite fortalecer el aprendizaje de los alumnos y generar un impacto positivo en la comunidad, siendo clave el liderazgo.

Liderazgo y gestión en un proyecto educativo institucional

La educación tiene un rol clave en la sociedad: formar nuevas generaciones para que sean un aporte. En ese sentido, más allá de las mallas que conforman los programas de aprendizaje, un proyecto educativo institucional permite a los alumnos fortalecer sus competencias y generar un impacto positivo en su entorno.

Liderazgo y gestión en un proyecto educativo institucionalDestinar recursos a la educación de las personas es una de las inversiones más rentables que una sociedad puede realizar, especialmente en la etapa escolar, pues sienta las bases para el desarrollo futuro de los individuos.

En ese sentido, un proyecto educativo institucional permite potenciar el aprendizaje de los alumnos desde las necesidades presentes en la comunidad, por lo que el liderazgo es clave en este tipo de instancias.

Pero ¿para qué sirve un proyecto educativo?

Un proyecto educativo institucional tiene una doble meta: llevar el aprendizaje hacia lo práctico -mejorando el proceso de aprendizaje-, y generar un impacto positivo en el entorno.

Lo anterior se debe a que los proyectos educativos -en Chile o en cualquier lugar del mundo- buscan solucionar problemas o necesidades específicas de una comunidad. Así, se genera un beneficio para ambas partes: mientras los alumnos aprenden nuevas habilidades, la sociedad se beneficia del trabajo en equipo.

Ahora bien, más allá de saber para qué sirve un proyecto educativo, es fundamental saber que el liderazgo es clave en este tipo de instancias, ya que implica trabajar con grupos de estudiantes en torno a un objetivo en común.

Proyectos educativos en Chile: la importancia del liderazgo

Todo profesional inmerso en el sistema educacional sabe que el liderazgo es una de las habilidades más importantes en este rubro, y cobra especial relevancia a la hora de gestionar un proyecto educativo, ¿por qué?

Básicamente, porque gestionar un proyecto educativo implica coordinar a grandes grupos de estudiantes en torno a diversas tareas en pos de una meta en común.

Por ejemplo, un proyecto educativo puede ser impulsar un programa de reciclaje entre los alumnos de educación básica de determinado colegio. En una primera etapa se debe abordar la teoría tras el reciclaje; luego, cómo y qué reciclar, para finalizar reutilizando el material recolectado.

Todo lo anterior requiere de un gran liderazgo por parte de los docentes o directivos de una institución educacional, pues es necesario una correcta gestión de los estudiantes para canalizar los esfuerzos y recursos que se requieren para alcanzar los objetivos planteados.

¿Dónde adquirir las competencias necesarias para la gestión de proyectos educativos?

La UNAB, entendiendo las necesidades de las instituciones de educación, pone a disposición de los profesionales inmersos en el mundo formativo su Diplomado en Gestión de Proyectos Educativos.

Ya sea en modalidad presencial u online, el programa está orientado a fortalecer habilidades sociales, de liderazgo y de trabajo en equipo para elaborar, gestionar y medir proyectos educativos que tengan un impacto tanto en los estudiantes como en su entorno.

Este diplomado está dirigido a quienes cuenten con una licenciatura o título profesional equivalente en el área de la educación, como también a profesionales que acrediten 3 años de experiencia dentro de sistemas educativos.